Blog

¿Por qué la música es importante en la publicidad?

La música tiene un alto nivel de persuasión, de emoción, de impresión. La música tiene un valor real en la publicidad. Ayuda a contar la historia, a sumergirnos en el mensaje que se cuenta.

La publicidad ha dado un paso hacía la creatividad y el entretenimiento, buscando impactar a una sociedad cansada de anuncios a través de historias que enganchen. Ahí es donde la música puede ayudar a que nuestro anuncio no suene como un anuncio. A menudo se utiliza la música en la publicidad para evocar sentimientos o recuerdos y relacionarlos de forma sutil con el producto o la marca que se está anunciando.

“Compra esto y te sentirás bien.” 

La publicidad es un mercado amplio y complejo en el que NADA SE DEJA AL AZAR. Desde la entonación del locutor, las imágenes que se ven en el anuncio (en el caso de spots para TV) o la música que suena de fondo. Pero, detengámonos un momento en esta última.

La música tiene un poder evocador impresionante. ¿Alguna vez has probado a ver esa escena de una película que te emociona tanto sin voz? Te darás cuenta de que sin los violines y ese subidón que pega toda la orquesta en el momento más lacrimógeno de la peli, la escena no vale tanto. Lo mismo ocurre en la publicidad en radio o televisión.

¿Por qué entonces dejamos la música para lo último en nuestra publicidad?  

¿La música debería tener mayor valor en la producción creativa? 

¿Por qué se hace un uso tan arbitrario de ella?

El presupuesto más ajustado en pequeñas campañas de publicidad local llevan a la música al último puesto en el orden de prioridades. Todos los que hemos hecho publicidad para radio hemos escuchado eso de “y pon una música cualquiera que adorne un poco” o “la música es lo de menos, que suene, pero que no moleste“. Otros incluso piensan que “hay música sin derechos gratuita“. Algo que no suele ser cierto en la mayoría de los casos, ya que si miramos con detenimiento las licencias de algunos portales, nos daremos cuenta que no está autorizada la utilización de la música para fines comerciales.

Los clientes quieren que la cuña tenga toda la información posible (en muchos casos demasiada, de eso ya hablamos en alguna ocasión), pero se olvidan de lo importante: Captar la atención del oyente, seducir e impactar. La música tiene ESE papel y la dejamos para lo último, cuando un pequeño subidón de la música dentro de la mezcla en un momento estratégico puede captar la atención, provocar sensaciones… Y mucho más.

Sin duda, la tendencia es abaratar gastos, crear campañas cada vez más económicas, prescindiendo de estudios, técnicos, profesionales de la voz y hasta de la música. Pero esa tendencia está haciendo un gran daño a la publicidad, haciendo que ésta pierda capacidad de persuasión y volviendo al principio de la rueda, empeorando cada vez más la situación.

Música de librería

Esa gran desconocida en el mundo de la publicidad local. La música de librería es aquella compuesta para ser utilizada en producciones audiovisuales. En proyectos importantes es muy usada, pero cuando nos vamos a bolsillos más pequeños…

Los derechos por utilizar obras de este tipo son bastante más económicos que lo que podría costar la cesión de derechos de un hit reconocido de música comercial. Por ello, es una opción más rentable a la hora de afrontar la producción de cualquier tipo de publicidad, ya que pertenecen a sellos discográficos que pueden ofrecernos la licencia de utilización de una obra, sin necesidad de pagar derechos de autor y pagando únicamente por la utilización que vayamos a hacer de ella (el tiempo que va a sonar, en qué tipo de soporte, para cuanta audiencia…)

Además, la música de librería suele estar catalogada por el tipo de intención, duración, estilo… facilitando la búsqueda de la pieza que encaja mejor en nuestra producción. Por ejemplo, si queremos hacer un anuncio casual o quizá más sugerente o incluso épico, seguro que a través de las etiquetas, encontramos una canción perfecta en solo unos minutos.

Hay que tener en cuenta que la música no es gratis. Forma parte del presupuesto que te cobrará el estudio por realizar determinado proyecto de publicidad. Y ese dinero que te cuesta contar con cierta obra en tu producción, irá destinado a los profesionales que la han creado, del mismo modo que se crea la música comercial. Además, al contar con la licencia de uso de una música de librería, en la mayoría de los casos, tendrás libertad de difundirla dentro del proyecto musical sin necesidad de realizar ningún pago a sociedades de autores.

Si estás pensando en producir publicidad para cualquier formato y quieres que cuente con la mejor música, déjalo en mis manos y conseguiré que tu proyecto suene vibrante.