10 consejos para locutar en radio

Hoy os traigo 10 tips para locutar en radio y mejorar un poco cada día. Si a mí me han funcionado, imaginaros a vosotros.

Hola amiga locutora o amigo locutor. Si has llegado hasta aquí es porque estás buscando las técnicas más potentes para convertirte en la locutora o el locutor más profesional de la radio. Echa un vistazo a estas líneas.

Por si no me conoces, te diré que llevo trabajando profesionalmente en radio unos 10 años y jugando a presentar programas desde los 12 años aproximadamente. Actualmente me puedes escuchar en Happy FM. Gran parte de este tiempo lo he pasado pensando que locutar era simplemente hablar delante de un micro con una voz de tío interesante. ¡Cuánto me estaba equivocando!

En este post te voy a dar algunos tips para que seas un locutor o locutor pro y a cuidar tu principal instrumento, la voz.

Hablar en radio no es solo hablar. Es transmitir un mensaje e imprimir emociones en ello, que no parezca que estás leyendo un papel. Para hablar en radio es importante tener capacidad de improvisación y de rellenar los silencios que se pueden producir. Pero hoy no vamos a dedicarnos tanto a la técnica de locución. Voy a darte las claves para locutar mucho mejor, tanto si eres periodista y haces radio hablada como si eres radio-dj y presentas canciones. O incluso, si tienes un podcast propio que produces por tu cuenta (recuerda que hablar bien y transmitir correctamente también es importante en los podcast).

Si pones en marcha estos consejos, notarás la diferencia desde mañana mismo, creeme.

1. Grábate y escúchate.

Ningún secreto. Este es el primer consejo que le doy a cualquier persona que se me acerca y me dice que quiere aprender a hacer radio o mejorar en ello. Yo lo he hecho siempre y aún lo sigo haciendo. Grabo mis turnos y mis programas de radio y los escucho con atención intentando ponerme en la piel del oyente. ¿Se habrá entendido bien lo que he dicho? ¿Habré bajado poco la música? ¿Esa frase no ha sonado mal? Analiza mentalmente cada intervención, pero intenta no flagelarte tampoco. Otro consejo es escuchar programas de hace semanas. Entonces es cuando no te acuerdas de ninguna de las palabras que dijiste y tomas otro punto de vista. Ahí es cuando te pones totalmente en el lugar de un oyente.

Y si aún no haces radio, no esperes!! Grábate, empieza a grabarte desde hoy mismo. En un ordenador, en el móvil… Donde sea. Grábate y practica mucho.

2. Calienta la voz

Realmente es algo que me han dicho mil veces, pero hasta hace un par de años no probé a hacerlo. Que error!

Es quizá, el mejor consejo que puedo darte. Da igual que hayas hablado media hora antes. Realizar ejercicios de calentamiento de las cuerdas vocales, la garganta y la cara te ayudará a proyectar mejor tu voz y a mantenerte hablando más tiempo sin cansar la voz. A veces hay que hacer muecas muy exageradas y que son graciosas. Pero todo ello te ayudará a estar preparado frente al micro.

Recuerdo los primeros turnos en los que empecé a hacerlo. Iba a la radio en el coche y me ponía a hacer ejercicios para calentar la voz (menos mal que estaba solo) hasta 5 minutos antes de entrar en el estudio. Cuando llegaba y me ponía delante del micro, sonaba como tenía que sonar.

Cuando llevamos un rato hablando, nuestra voz suena un poco mejor, más rica en armónicos, más rellena a veces. Sin embargo, cuando somos locutores de radio, tenemos que sonar siempre bien, desde la primera intervención. Siempre tenemos que estar al 100×100 en cada frase. Fuera gallos, fuera todo!! Ah! Y por cierto, es mejor hacer esto que carraspear antes de hablar.

En serio, pruébalo.

3. Mucha agua

Este posiblemente debiera ser el primer consejo. ¿Te pasas muchas horas haciendo radio pero no bebes agua?? Error!! Otro gran error que yo cometía!!

El agua es lo mejor para la voz de un locutor. Mantiene hidratadas y lubricadas las cuerdas vocales. Nos permite sonar bien a lo largo del tiempo y además previene que hagamos sobre-esfuerzos con nuestras cuerdas vocales. Lo primero que tiene que tener un locutor de radio y en general cualquier orador es un vaso de agua al lado y beber cada pocos minutos. Aunque no tengas sed, acostúmbrate a beber de vez en cuando. Notarás como tu voz suena brillante y clara por muchas horas que hables.

Hay otros líquidos que pueden venir bien para hidratar pero que no son buenos para la voz.

Olvídate de los refrescos y bebidas azucaradas. El azúcar hace que salives más y eso produce chasquidos desagradables en la voz, por ejemplo en las Ces. Tampoco bebas productos que contengan leche, porque produce una película que evita que tus cuerdas vocales suenen con tanta claridad.

El café no es muy bueno, pero yo me acostumbré a tomarlo durante mis turnos sin leche y con poco azúcar. Eso sí, teniendo siempre cerca el agua también para limpiar si lo necesito.

4. Tomar aire

Para vivir respiramos y para locutar también. Utilizamos el aire como materia prima en la locución y hay que saber dosificarla. Utiliza las pausas para tomar aire e intenta que te dure a lo largo de toda la frase. Si improvisas en antena, construye frases cortas para que no se acabe el aire. Está bien hacer pausas para crear tensión o poner énfasis, pero no te pases.

La respiración es algo normal y que estamos acostumbrados a escuchar. En la radio también. No es necesario hablar demasiado sin respirar, pero hay que procurar saber donde vamos a respirar para no quedarnos sin aire en el peor momento.

Si notas que al principio no te dura el aire tanto como te gustaría, no te preocupes. Todo se puede entrenar.

Puedes hacer ejercicios en tu casa, cuando estés solo. Con algunos ejercicios se puede entrenar la capacidad de aguantar más sin respirar y de dosificar mejor el aire cuando hablamos. En locución es importante que la intensidad de la voz se mantenga durante toda la frase y no se vaya perdiendo al final. Si trabajas sobre un guión, puedes hacer marcas como una barra vertical ( | ) para separar las frases o remarcar las comas. Cuando llegues a estas marcas, haces una breve pausa y respiras.

5. La inflexión

La inflexión de la voz se define como “la elevación o atenuación que se hace con la voz quebrándola o pasando de un tono a otro”. A menudo nos referimos a la inflexión de la voz para referirnos al tono o la intención que le damos a una frase. Lee el siguiente texto, primero con un tono de pregunta ¿? y después con un tono de exclamación ¡!.

Has llegado ya.

¿Has notado como el tono y la melodía de la voz cambiaban con cada intención?. Es una de las principales armas que tiene nuestra voz. Utilizando inflexiones o tonos diferentes, podemos dar significados muy diferentes a una misma frase escrita. Se utiliza mucho en radio para remarcar algo importante, para dar más relieve o para llamar la atención sobre lo que decimos. Pero también se usa para que nuestra voz no suene monótona y llegue a aburrir a nuestra audiencia.

Además de utilizar bien las inflexiones de voz, debemos evitar completamente los soniquetes y las muletillas. En radio quedan fatal. Si tienes alguna, empieza a grabarte ya para darte cuenta de cuando las dices y práctica para evitar decirlas delante del micrófono.

6. La posición delante del micro

Lo ideal para hacer radio es estar de pié con el micro a la altura de la boca. De este modo el cuerpo está erguido y nuestra caja torácica estará en una posición óptima. Sin embargo, la mayoría de los estudios están diseñados para locutar únicamente sentado.

La posición delante del micro, debe ser lo más erguida posible (sin forzar) y con la barbilla recta. Dependiendo del nivel de ganancia del micro y de la intensidad de nuestra voz, deberíamos estar a uno o dos palmos de distancia de la membrana del micrófono. No gires la cabeza demasiado, pues muchos micrófonos tienen una respuesta muy concreta y en cuanto desviamos la boca, gran parte de la voz se pierde.

Es bueno acompañar nuestra locución con gestos corporales. Aunque no se vean, nos ayudará a enfatizar más las palabras y a darles el tono adecuado. También es recomendable sonreír un poco si el tono de la locución tiene que ser amable o divertido, de este modo nuestra voz también desprenderá alegría.

7. Una buena dicción

Si eres locutor de radio, tu primera labor es que el oyente te entienda bien, a la primera y sin esfuerzo. Por eso es necesario tener una muy buena dicción y pronunciar correctamente cada fonema de cada palabra. Para mejorar, siempre es recomendable practicar realizando lecturas en cada o haciendo algún ejercicio como el ejercicio del lápiz.

El precio de una locución

8. Naturalidad ante todo

Hay muchos formatos radiofónicos y muchos tipos de locución, pero normalmente en radio (sobre todo en la radio musical) el locutor debe transmitir cercanía y naturalidad. Para ello es importante no impostar demasiado la voz. Tampoco hay que utilizar un tono o una intensidad de voz que no utilizaríamos hablando con un amigo que tuviéramos al lado.

Si tienes que leer muchos textos, practica mucho la lectura en voz alta y sobre todo la lectura anticipada. Procura leer el texto antes de entrar en antena para buscar palabros o nombres extraños o difíciles de pronunciar y busca la pronunciación de palabras en otro idioma. Todo esto te ayuda a repentizar el texto y leerlo en antena de una forma más natural.

Es importante el paso 1. Grabándote descubrirás si suenas natural y creíble o demasiado forzado.

9. Háblale a una persona

Piensa que estás hablando a una persona. Imaginatela, puede ser alguien que conozcas o alguien inventado. Piensa en esa persona y háblale como si la tuvieras delante. Piensa en cómo deberías hablarle, el lenguaje que usarías. Ponte en la piel de esa persona e intenta imaginar sus reacciones a lo que le dices. Imagina un diálogo y háblale a tu oyente con total naturalidad.

10. Piensa lo que vas a decir

Antes de abrir el micrófono, piensa en lo que vas a decir. Haz un esquema mental sencillo con los puntos que quieres tocar para que no se te olviden. Apúntalos en un papel si hace falta, así evitarás pausar largas o quedarte en blanco. Además, te ayudará a sintetizar la información que tienes que dar. Si vas a hablar de un tema que desconoces, procura leer algo antes de entrar en antena. Haz una búsqueda rápida en Google para informarte y saber un poco más. Y si tienes que dar fechas concretas o citar nombres propios o ubicaciones, tenlos delante de tí, bien anotados y fáciles de leer con un solo vistazo. Así conseguirás ser más natural y hacer una locución fluida.

Estos son algunos de mis consejos para hacer radio como un profesional. Ponlos en práctica y recuerda grabarte mucho para ir mejorando. Como otras muchas cosas, cuantas más horas practiques, mejor lo harás. La confianza es importante es este trabajo, pero solo se logra con muchas horas de trabajo.

Configuración de Privacidad
Cuando visita nuestro sitio web, puede almacenar información a través de su navegador de servicios específicos, generalmente en forma de cookies. Aquí puede cambiar sus preferencias de privacidad. Tenga en cuenta que bloquear algunos tipos de cookies puede afectar su experiencia en nuestro sitio web y los servicios que ofrecemos.